Contradicciones fugaces y perpetuas




video
          Los Simpsons, “La última salida a Springfield” (T04 E17).

1.

“Esta frase no está en español” es falso, pero no contradictorio. Un enunciado que se autorrefuta ya no se contradice: sólo se falsea. Contradictorio es cuando algo debe y no puede ser dos cosas distintas, no cuando es lo que dice que no es (como en el ejemplo) o no es lo que dice que es (“Esta frase está en inglés”, por ejemplo).
La frase no tiene necesariamente que referirse a ella misma para verse refutada, pero sí verse involucrada por aquello que afirma, como hace (sin grupo electrógeno, se entiende –si entiendo bien el chiste) el cartel electrónico “Apagón total en Springfield”. Y tampoco tiene necesariamente que verse refutada cuando eso pasa; bien puede quedar meramente imposibilitada, como es acá el caso. Voy a demorarme un párrafo en esto.
Antes que un valor de verdad, el chiste de Los Simpsons pone en juego uno de posibilidad. Siendo cierto el apagón total (según sabemos por otros medios), no son posibles ese ni ningún otro letrero luminoso, más allá de que afirmen o nieguen el apagón o se refieran a otra cosa. Antes de necesitar considerar si es cierto o falso lo que dice el letrero, sabemos que es imposible que lo diga, que exista. Lo aceptamos como una licencia humorística, una convención o “magia” del chiste; lo vemos sin pensar que se está refutando el apagón total que comunica, que conocemos previa e independientemente. Sólo así la realidad del cartel pudo eludir esa imposibilidad.

2.

El problema no es que se encuentren dos fuerzas contrarias, X y Z, sino que no puedan no empatar, desequilibrar, o sea, que no sean desiguales. Si lo son, la contradicción (el afirmar uno lo contrario del otro), se resuelve rápido y se convierte en una refutación: o X pasa de contradecir a desdecir a Z, o Z a X. Pero si no son desiguales, ninguna de las dos podrá dejar de oponerse a la otra ni llegar a imponerse. La contradicción es “perpetua” o no es (de hecho, deja de ser cuando se resuelve, cosa que ocurrirá más fácil cuanto más desiguales sean las fuerzas).
Normalmente no quedan así trabadas; la contradicción es un caso minoritario: hay más desempates que empates entre afirmaciones contrarias.

No hay comentarios