Murallas y ataduras




1.

«Porque se me ha revelado que el hombre es en todo semejante a la Ciudadela: destruye los muros para asegurarse la libertad. Pero ya es sólo una fortaleza desmantelada. Entonces comienza la angustia de no ser.»

Ciudadela, de Antoine de Saint-Exupéry



La Colifata, Rompiendo muros (CD)
Micros colifatos - Recopilación
Pista 21: Poema “La psiquis te ato y el cuerpo te maniato”
Transcripción
Bueno.. Yo no escribí una poesía. Además este mes no pude escribir absolutamente nada porque estuve inyectada bajo la decanoato de alopidol. Así que le escribí un versúsculo a la decanoato de alopidol, que la escribí antes de que me inyectaran:

“La psiquis te ato y el cuerpo te maniato.
Olvídate de la plasticidad corporal
y de la velocidad mental.
Si osaras huir
del reducto amurallado de contención, sufrirás
    bloqueo,
    inseguridad,
    miedo.
Vuelve.
Si no es por las compañeras
o las amigas más queridas
o por los jacarandás del parque
que están en flor,
vuelve por la canción de tres veces por día:
"¡Chicaas, a tomar la medicación!".
Y pacientemente acata la atadura.
Y no olvides nunca que te amo.
─Te amo a curar.
─Chas gracias, doctor.”



La Colifata, Rompiendo muros (CD)
Micros colifatos - Recopilación
Pista 02: ¡Oh dulces cadenas de la salud mental!
Transcripción
¡Oh dulces cadenas de la salud mental, más hermosas que las alas suicidas de la libertad de la locura! El loco no necesita libertad de argollas de hierro, sino de cadenas lo suficientemente dulces como para que él mismo sea el primero en besarlas.



La locura y la angustia como una libertad sin contención. La cordura y la salud mental como una libertad contenida. O muy poca contención, que hace empezar la angustia de no ser, o demasiada, que genera la depresión autoclaustrofóbica de quien se ha vuelto muralla y no puede saltarse. Si el híbrido fuera un monstruo y esto su cuerpo, estas serían sus patas:
bloqueo,
inseguridad,
miedo
la angustia de no ser (la de una fortaleza desmantelada)
las alas suicidas de la libertad de la locura.




2.


3.


4.

La depresión es la reacción a una autoclaustrofobia, un encierro en la individuación, con menos puentes empáticos y diluciones en lo otro que las recomendables (al menos, para evitar deprimirse). (¿De ahí que ansiedades y depresiones sean tratables con un diluyente del Yo como el LSD?)
Exacerbar la individualidad es amurallarse, aislarse. En la otra dirección, enfatizar la mezcla con los otros es la libertad de esas murallas: la pérdida del Yo conocido, la conciencia de ser algo más complejo y extenso de lo que creía ser cuando vigilaba los límites amurallados de mi identidad, separada de las otras con nitidez y con vocación de ser definitiva.
Por ese camino llegamos a la otra punta: exacerbar esa unión con lo otro, la libertad absoluta, es dejar de ser, cambiar la identidad, borrar las fronteras personales y ser parte de algo mayor o ser otra cosa o no poder distinguirse siempre de otra cosa. Esa confusión es la de los límites de mi identidad.

5.


No hay comentarios