Racional, razonante, razonable




La Colifata, Rompiendo muros
Micros colifatos - Recopilación.
Pista 3, "Cómo estoy acá".
Transcripción

Garcés: Bueno, yo, sinceramente espero no ser la antipatía en persona, pero a los enfermos mentales de todo el mundo les aconsejo que se asuman como tales. Lo cual no quiere decir que acepten ser discriminados.

Gastón: Mi nombre es Gastón, me dicen El Poeta. Y acá Garcés acaba de decir algo que me dejó medio sin entender. Y yo quisiera, y yo quisiera decirle a Garcés: ¿qué demonios es la locura? ¿Qué entiende él por la locura?

Garcés: Bueno, eh, ¿usted se llama, señor...?

Gastón: Gastón.

Garcés: Ah, Gastón. Perdone, señor, yo lo que quería decir... la locura yo creo que fundamentalmente es la pérdida de sentido común. No siempre la pérdida de la razón, porque la locura nunca es razonable, pero puede muy bien ser racional o razonante, que no es lo mismo que razonable. Esa es la verdad. Y a veces, nadie es tan sensible a la lógica como un enfermo mental, e incluso en algunos casos un enfermo mental delirante, que tiene, a veces, más coherencia interna su pensamiento que el propio pensamiento de personas cuerdas, incluso de psiquiatras cuerdos. Perdónenme si no me... Espero que haya, haya gente que me sepa entender.

Gastón: Para empezar, yo creo que, yo creo que la mal llamada locura no existe, no existe.

Mujer: Para mí existe la locura. La locura existe porque eh, este... la puedo describir. Cómo son esos momentos de locura, que son terribles, que se sufre mucho, que da pánico, que se le tiene miedo a la gente, que no se puede eh... tener un conjunto de ideas coherentes, sino ideas terroríficas, miedo a la muerte, miedo a que lo maten a uno, cosas así, delirios persecutorios. Eso es lo que le contestaría a Gastón, que dice que no existe la locura. Y sí, la locura existe.

Hombre: Ahora, yo quería opinar sobre la locura. Cuando suceden movimientos pendulares, oscilatorios, es una rama de la locura. Así que eso es lo que quería opinar: que la locura existe.


Toma 1

→ Digresión 1: “Sentido común”

Toma 2


La Colifata, Rompiendo muros
Micros colifatos - Recopilación.
Pista 18, “Los marginados”.
Transcripción

—Bueno, me encuentro con una gran amiga, que se llama Ana, que ya no es más marginada, ¿no?
—Eh… no, porque no lo digo. No digo que estoy… Estoy internada. Pero…
—Ah, estás internada. Porque estás con un look totalmente… que nadie… Te confundiría con una vedette de la Recoleta, una cosa así.
—Eh, jeje, gracias. Pero voy a buscar trabajo, salgo, vengo, no…
—Che, ¿es difícil? ¿Te dan laburo cuando vos decís "Estoy en el Moyano"?
—No, no lo tengo que decir. De esto te quería contar. Que…
—A ver, contame, contame. Contame cómo es la historia. Cómo tenés que mentir, cómo te sentís cuando tenés que mentir. Porque a mí también me pasa. Yo iba a buscar laburo y tengo que andar mintiendo y me siento re mal. Porque para mí la mentira es algo, es algo que me ensucia. Ir con una mentira a buscar un laburo es algo sucio.
—Sí, es algo muy feo. Por ejemplo, con los compañeros de trabajo. Qué colectivo te tomás, a la salida. No es fácil. Aparte, es una mentira. Es traumatizante. Es feo, por ejemplo, tenés que inventarte una casa, que convivís con alguien, que hacés algo.
—O sea, tenés que inventar una historia. Vos… Uh! Acá compartimos plenamente, plenamente algo. ¿Vos sabés que yo cuando salgo de noche tengo que inventar una historia de mi vida, no? Y una historia totalmente diferente, porque no podés decir "Uy, estuve en el Borda". O sí, si la dec… si… . Yo soy tan desfachatado que lo digo. Aparte… Así te cortan.
—Yo no lo digo, porque la gente enseguida te empieza a tratar con cuidado, con… con… con miedo. Entonces, no lo digo. Eh, pero… Son años de tu vida… Yo hace 3 años que estoy internada. Y son años que no puedo…
—Eh, disculpame. Más de 3 años. Porque yo estuv… En el 89, estuviste acá en terapia de corto plazo.
—No, pero yo salí, estuve 2 años y volví.
—¿Cuánto tiempo estuviste en terapia de corto plazo?
—Eh… 1 año y 3 meses.
—O sea, terapia de corto plazo, para los que no lo saben, es un servicio que funciona de mujeres en el Borda en el 4º piso.
—Claro. Y…
—¿Cómo te recordás de aquella experiencia, de aquella internación en que yo te conocí?
—Horrible. Yo estaba re mal. O sea: ¿cómo me acuerdo de mí? No me acuerdo.
—No te acordás. No te querés acordar.
—Eh… eh… No, no me quiero acordar, puede ser eso.
—A veces mejor no acordarse.



Toma 3


Toma 4


Toma 5

→ Digresión 3: “Centauro”

No hay comentarios