El día de la marmota 44




...si muevo las agujas, cambio la hora. Moverlas hacia adelante, aventajando al tiempo verdadero, es imposible. Pero puedo moverlas hasta un mes atrás; ese es el límite. Y entonces tienes de nuevo todos los eventos —con cualquier alteración que la experiencia pueda sugerir.
«¡Qué bendición sería un reloj como ese —pensé— en la vida real! ¡Ser capaz de desdecir alguna palabra desatenta, deshacer algún acto imprudente!».

Lewis Carroll, Sylvia y Bruno, Cap XXI



0.

P.D.

Sonaba la versión de Baglietto, pero la de Chico messirve.


1.


1.1


2.

Nota en la web de la ACTC: “Granja: luchó y ganó”

2.1


2.2

“Antes, ahora, después” (arriba a la derecha)

3.


3.1


3.2


4.


4.1


4.2


5.


5.1


6.


No hay comentarios